40 aniversario 4D, Política

El asesino de García Caparrós fue un cabo de la policía

Cuarenta años después de los hechos, ninguna investigación judicial finalizó con un resultado positivo. Nadie es responsable de la muerte de Caparrós. A pesar de que durante años atrás se escribieron cientos de crónicas y miles de indicios. El crimen sigue sin resolverse a día de hoy.

Sin embargo, en vísperas del 40 aniversario parece que no todos son malas noticias. Las Cortes autorizarán a la Junta de Andalucía a revisar el expediente que se abrió en su día y que aún esconde muchas incógnitas, como por qué se cerró la investigación, sin señalar a ningún responsable.

Rosa Burgos relata, como principal investigadora del caso, que su nuevo libro aporta el sumario íntegro 161/1977 que se abrió en el juzgado de Málaga sobre el Homicidio de Manuel José García Caparrós y otro delitos. Burgos destaca que las iniciales del posible autor, “M.P.R ya fueron reveladas en su anterior investigación”, publicada en el año 2007.

Rosa da con las señas de este agente con un cruce de datos y conjeturas. El informe de balística del Ministerio del Interior concluye que el arma de M.P.R, “puede haber disparado la bala ‘dubitada’, la extraída del cuerpo de García Caparrós”.

Loli García Caparrós, hermana de Manuel José, señala que “muchos son los rumores que le han llegado sobre este joven policía. “Me han contado tantas cosas… pero cuando me dijeron que hace cuatro años había fallecido ya supimos que nunca no nos iba a pedir perdón a la familia por tantos años de sufrimiento”.

El informe de balística ha sido uno de las pruebas que con mayor relevancia han destapado los indicios. “Hubo cinco primeros informes de balística donde dos agentes fueron interrogados sobre el asunto”. La pistola de la que presuntamente salió el proyectil que mató a García Caparrós, perteneciente al cabo M.P.R, fallecido hace unos años, “fue dada de baja poco después, en enero de 1979, algo inusual ya que funcionaba perfectamente, según subraya el informe de la investigación”.

Otro dato curioso es que el último informe balístico sobre Caparrós se cierra seis años después del asesinato. Ya en 1983. El documento oficial apunta que la pistola era “marca Star”. Modelo ‘S’. Su posible autor, “el policía M.P.R dispararía una bala blindada de nueve milímetros hacia el cuerpo de Manuel José García Caparrós”. En aquel momento, las autoridades judiciales pedirían un informe detallado por los “indicios” aparecidos. Nunca se llevó a cabo esta investigación clave.

Burgos destaca que el citado agente tampoco “acudió al primer interrogatorio alegando enfermedad”. Más tarde tendría que presentarse. Y modificó la versión de los hechos. “Afirmó que no había efectuado ningún disparo en la manifestación”. Otro compañeros testificaron que “M.P.R realizó varios disparos”.

Luis Ocaña, abogado de las hermanas Caparrós reclama que “el sumario estuvo años paralizado y viajando de Málaga, a Madrid, a Granada y de vuelta a la capital”. La jurisdicción militar que llevaba los expedientes disciplinarios de la Policía Armada, “casi una treintena, ocultó parte de los datos a la jurisdicción ordinaria” que comenzaba a implantarse al inicio de la democracia.

Sobre la posible autoría del “cabo M.P.R”, Ocaña señala que su fallecimiento hace cuatro año “lo extinguiría de la causa penal”, si se confirmara la supuesta culpabilidad. Además afirma “el procedimiento parece cerrado y no hay pretensión de que la autoría se pueda corroborar cuarenta años después de los hechos”.

La familia García Caparrós pide la apertura de una comisión de la verdad, que analice la documentación oficial, a la que finalmente tendrá acceso la Junta. Loli no pide ya culpables. Tampoco sus hermanas Puri y Paqui. Solo conocer quién fue “este agente que no quiso pedir disculpas. Y tuvo que vivir con eso todo su vida. Iría a su familia a decirle lo mal que lo hemos pasado, cómo terminó aquella tragedia que nos dura hasta hoy”.

Fuente: Público.

Redacción

Perfil colectivo de Portal de Andalucía.

Campaña de aceite ecológico 2017