Actualidad

La fiscalía denuncia a tres depuradoras de Sevilla y la de Morón

La Fiscalía ha interpuesto denuncia contra determinados empleados de las entidades responsables de la depuración y tratamiento de aguas residuales de las depuradoras de Morón de la Frontera y tres de las cuatro de Sevilla: El Copero, Tablada y San Jerónimo.

Ecologistas en Acción viene analizando cada año las depuradoras en funcionamiento de las ochos provincias andaluzas correspondientes a municipios de más de 2.000 habitantes-equivalente tras recibir de la Consejería de Medio Ambiente las muestras analíticas del control que hace la Administración del cumplimento de la normativa sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas.

El primer informe tras el estudio de las muestras analíticas del ciclo 2013/2015 en la provincia de Sevilla concluía que existían una serie de depuradoras, las peores de la provincia, que siempre incumplían lo permitido por normativa. Las siguientes: El Copero, Isla Mayor, Morón de la Frontera, San Jerónimo, Tablada, Castilblanco de los Arroyos.

Por tal motivo, Ecologistas en Acción denunció la situación de aquellas depuradoras que estando funcionando, no eran conformes a la normativa española ante la Fiscalía de Medio Ambiente de Andalucía. Tras un periodo de diligencias de investigación, la Fiscalía de Sevilla acaba de notificar la denuncia interpuesta contra determinados empleados de las entidades responsables de la depuración y tratamiento de aguas residuales de las depuradoras de Morón de la Frontera (Consorcio para Abastecimiento y Saneamiento de Aguas Plan Écija y el ente instrumental ARECIAR) y tres de las cuatro de Sevilla: El Copero, Tablada y San Jerónimo (EMASESA).

Los hechos se agravan porque estas cuatro depuradoras vierten a zona sensible, declaradas como tal mediante Resolución de 10 de julio de 2006 por la Secretaría General para el territorio y la biodiversidad. Este aspecto hace que estas depuradoras deban tener tratamientos más rigurosos para eliminar correctamente el nitrógeno y el fósforo de las aguas residuales, ya que las zonas sensibles son zonas protegidas en los planes hidrológicos (Orden 2656/2008, de 10 de septiembre).

Las investigaciones realizadas por la Guardia Civil dice que “es notorio que el exceso de nitrógeno y fósforo produce eutrofización de las aguas e implica un alto consumo de oxígeno disuelto en ellas, impidiendo la vida de los seres vivos; genera mal olor; disminuye la calidad y potabilidad del agua y modifica el ecosistema de los seres vivos acuáticos y de organismos aerobios, pudiendo causar su muerte y eventualmente pudiendo perjudicar la salud humana”.

La investigación arroja datos “que revelan indiciariamente que, en las estaciones depuradoras de Morón, Tablada, El Copero y San Jerónimo, los efluentes contaminantes podrían afectar gravemente, al contaminarlas, a las aguas públicas declarada zona sensible, dada la posibilidad de afectar gravemente a la calidad de las aguas del río, especialmente por el vertido incontrolado de algunos parámetros, especialmente nitrógeno total, por los efectos descritos anteriormente”.

Las investigaciones realizadas concluyen que “los hechos relatados pudieran ser constitutivos del delito previsto y penado en el art. 325.1º C.P., en relación a las normas administrativas que establecen los límites de vertidos para las sustancias expuestas, y en su caso delito del art. 328 respecto a las personas jurídicas encargadas de la gestión y tratamiento de las aguas residuales de la EDAR. Sin perjuicio de la posible responsabilidad civil del Consorcio público, si procediere”.

 

Fuente: Ecologistas en Acción.

Redacción

Perfil colectivo de Portal de Andalucía.

Tienda web de Marinaleda