Actualidad

El PSOE intenta sacar rédito en Pedrera

Desde el pasado sábado la localidad de la Sierra Sur de Sevilla está en los medios de comunicación por conflictos que tienen en su centro la población rumana de esta localidad. El alcalde, Antonio Nogales, ha hecho varios llamamientos públicos a la calma de la población y a no “tomarse la justicia por su mano”, además de defender que muchos de los rumanos que están recibiendo en estos días manifestaciones de odio y rechazo son ya pedrereños, pues llevan viviendo en el pueblo más de 15 años y están “integrados” en el mismo.

Una de las ocasiones en la que ha pedido a los vecinos alterados que dejen actuar a la Justicia fue cuando se dirigió a una concentración espontánea de vecinos, en plena calle, a los que pidió que no alimentaran la violencia en el pueblo y dejaran actuar a los jueces y las leyes. Lo hizo, sin embargo, utilizando un lenguaje “muy desafortunado” -según él mismo ha reconocido después-: “A mí también me gustaría ver a gente fusilada”, repitió en varias ocasiones. “Pero eso no podemos hacerlo”, remarcó.

La frase, sin embargo, sacada de su contexto, sugiere justo lo contrario de lo que Nogales trasladaba a sus vecinos durante los momentos de mayor tensión en la localidad, donde se han volcado coches de rumanos y se han producido serios altercados, por los que hay ya siete detenidos.

De hecho, la secretaria del PSOE sevillana, Verónica Pérez, ha difundido a través de su cuenta de Twitter un mensaje de rechazo, pidiendo la dimisión de Antonio Nogales. En el mismo se incluye un vídeo en el que las frases de Nogales aparecen de forma aislada, y en las que el alcalde parece ser quien alienta la violencia, pese a que su discurso va justo en el sentido contrario.

Nogales ha respondido ya a esta maniobra del PSOE -en declaraciones a la agencia EFE-, confiando en la “cordura y sensatez” de algunos socialistas, ya que, asegura, ha perdido “toda esperanza en el PSOE de Pedrera y en su grupo municipal”.

“Confiaba en que (el PSOE) llamara al orden a sus compañeros de Pedrera que han encabezado, provocado y apoyado los actos xenófobos y racistas que se produjeron en Pedrera el pasado fin de semana en los que, además, sus concejalas animaron a la gente a desplazarse a mi domicilio para insultarme”, ha dicho.

Ha censurado que Verónica Pérez le acuse “aprovechando un corte de una grabación en una asamblea ante una multitud enfurecida dirigida por sus compañeros del PSOE local, de querer ver a gente fusilada”, algo que ha considerado “irónico” porque el PSOE de Pedrera le “acusa de proteger a los rumanos, de darles dinero, de darle trabajo, de permitirles todo, de pagarles el agua y la luz, y Verónica Pérez de querer fusilarlos”.

“La bajeza moral de esta mujer y del PSOE no tiene límites y no repara en intentar sacar tajada política de esta situación. Quienes me conocen lo saben, y a los demás quiero pedirles que contrasten con serenidad la noticia y verán que sólo intentaba en una asamblea complicadísima poner en contradicción los intentos de algunos vecinos de tomarse la justicia por su mano, entre ellos los concejales del PSOE”, según el alcalde.

El relato que la Guardia Civil hizo en una nota de prensa el pasado lunes coincide plenamente con la versión de los hechos que ofrece el alcalde de Pedrera. De hecho, en la información trasladada a los medios, la Guardia Civil subraya cómo fueron los vecinos los que, tras la agresión de unos rumanos a un matrimonio de Pedrera, se convocaron protestas de forma improvisada a la que el alcalde hizo frente pidiendo la calma y apelando a la historia de Pedrera “un pueblo solidario”. Sin embargo, muchos vecinos echaron en cara al alcalde haber amparado y dado ayudas a la población rumana.

Fuente: El Mundo.

 

Redacción

Perfil colectivo de Portal de Andalucía.

Tienda web de Marinaleda