Cultura

Igualdad y conciliación en el arte contemporáneo

Bea Sánchez aúna música y pintura a través del texto para servir de estímulo y revulsivo para la mujer creativa en una contemporaneidad donde la igualdad y la conciliación soslayan el mundo del arte bajo la apariencia de una modernidad asexuada o postsexual, como acuñara el teórico Michel Foucault.

Las obras producidas son una conmixtión entre pintura figurativa y tipografía, con frases proactivas y motivadora extraídas de canciones muy conocidas de los años 70, 80 y 90, remitiendo a una generación muy concreta que hoy es mujer laboralmente activa en el mundo del arte, y, en ocasiones, madre o parte fundamental de una familia compleja. La elección de estas canciones pegadizas se basa en un estudio estadounidense del Departamento de Psicología de la Western Washington University, que correlaciona estas canciones mundialmente conocidas con los sentimientos provocados.

Al concebir el proyecto, Bea Sánchez pretendía explorar la entidad femenina en el arte contemporáneo, abriendo una ramificación más específica en el ámbito de la maternidad en el arte. Es por ello que el proyecto concluye con una investigación sobre residencias artísticas españolas y la conciliación familiar.

Durante los dos años que ha dedicado al proyecto, Bea Sánchez, –que era madre de una niña y mujer dentro del círculo creativo andaluz– descubrió que estaba embarazada de nuevo y que, además, serían mellizos. “Con ello me convertía en madre artista de familia numerosa y mis indagaciones sobre residencias de artista que concilian con la vida familiar, así como la expresión estética de toda la bibliografía que fui consumiendo, cobraban mayor sentido y justificación”, ha subrayado.

La exposición ‘Girls just want to have art’ de Bea Sánchez incluye un vídeo sobre la conciliación familiar de las artistas y veintinueve piezas de distintos formatos y técnicas: dibujos, pinturas y fotografías. Según indica la propia artista, la obra generada, así como la investigación desarrollada, son reflejo de la organización familiar, la convivencia artística, la línea proactiva y vocacional de la obra y la inexplicable energía materna.

Este proyecto no pretende participar de la misandria, sino remitirse a la igualdad más horizontal, haciendo partícipes también a los hombres y desdiciendo a aquellas mujeres poderosas en el mundo del arte que, con sus comentarios, han hecho un flaco favor por el equilibrio sexual.

Fuente: LAINFORMACION.COM

Redacción
Perfil colectivo de Portal de Andalucía.
Campaña de aceite ecológico 2017