Economía

La realidad de los asentamientos de infraviviendas indignas en la agricultura onubense

Diversas organizaciones sociales han publicado un informe titulado “Realidad de los asentamientos en la provincia de Huelva. Análisis, diagnóstico y propuestas.” En concreto han participado la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), Asociación de Nuevos Ciudadanos por la Interculuralidad (ASNUCI), Cáritas, Cooperación y Desarrollo con el Norte de África (CODENAF), Fundación Europea para la Cooperación Norte-Sur (FECONS), Huelva Acoge y Mujeres en Zona de Conflicto (MZC).

La provincia de Huelva se caracteriza, entre otras cosas, por la fortaleza económica del sector agrario. Las tareas agrícolas continúa siendo el principal ámbito en el que logran insertarse laboralmente las personas extranjeras que se encuentran en la provincia onubense. Esta realidad, unida al alargamiento de las campañas (debido a la intensificación de los cultivos), es la que hace que cada año lleguen a Huelva miles de personas buscando un empleo y que algunas de ellas hayan decidido asentarse en la provincia.

Sin embargo, las oportunidades laborales en el ámbito de la agricultura se enfrentan de cara con la extrema dificultad para encontrar una vivienda digna en la provincia. La dilatación de las campañas, la escasez de viviendas de alquiler, la reticencia de los propietarios a alquilar a personas de diferentes orígenes, la ausencia de alojamiento ofrecido por el empresariado para las personas contratadas y la inexistencia de dispositivos de acogida son las principales causas por las cuales estas personas recurren a los asentamientos de infraviviendas como lugar para vivir.

La mera existencia de asentamientos en condiciones indignas (sin luz, sin agua, sin saneamientos, inseguros etc.) en los que malviven, durante distintos períodos de tiempo, los/las temporeros/as del campo ya debería ser de por sí alarmante. Sin embargo, la situación es mucho peor cuando tenemos en cuenta la cronificación de dichos asentamientos a la que estamos asistiendo desde hace años. Es decir, ya no podemos hablar de personas que sólo viven en los asentamientos durante determinadas épocas del año, sino de personas que viven permanentemente en ellos, fenómeno que entra dentro del llamado sinhogarismo.

La situación de los asentamientos es bien conocida por las administraciones locales, autonómicas y nacionales, y ya se han producido diversas muertes debidas a lo inseguro de las construcciones (por ejemplo, provocadas por incendios). Además, en la actualidad viven menores acompañados y no acompañados en estos poblados de infravivienda y, también, jóvenes ex tutelados por la Junta de Andalucía.

Para descargar el INFORME.

Fuente: APDHA.

Redacción

Perfil colectivo de Portal de Andalucía.

Tienda web de Marinaleda