Economía

Precariedad laboral y economía de la fiesta

El Salón Internacional de la Moda Flamenca celebrado en Sevilla cierra su edición con los parabienes propios de todos estos eventos. “Este año ha cerrado con una imagen más internacional y moderna”; “balance positivo en numerosos aspectos”; “Este año el salón ha contado con 80 expositores relacionados con el sector de la moda flamenca y en él se han visto más de 1.500 trajes de flamenca de unas cincuenta firmas”. “Entre ellas, las que desfilaron en la última jornada, Hermanas Serrano, Atelier Rima, De Lunares y Volantes, Ernesto Sillero, Miriam Galvín, Francisco Tamaral, Teressa Ninu Atelier, Yolanda Moda Flamenca, Calandria, Mayka Santos, Hita y Arcos, Inés de la Fuente y Leticia Lorenzo.”

Por supuesto, nada se habla de las condiciones laborales que hay detrás de esta “economía de los lunares”. En muchos casos, detrás de esos trajes hay mujeres que trabajan hasta 15 horas diarias entre volantes, puntadas e hilvanes.

En cualquier pueblo o ciudad andaluza se pueden encontrar talleres en los sótanos de las casas, donde mujeres costureras pasan la mayor parte del día para que posteriormente otras mujeres se luzcan en las pasarelas y otras personas hagan caja en las tiendas de moda. Las costureras andaluzas que trabajan en la clandestinidad no han visto visto disminuida su actividad relacionada con los trajes de flamenca en estos tiempos de crisis, todo lo contrario. Tanto que cada vez son más las mujeres que se inscriben en talleres de corte en ciudades como Sevilla, Jerez, etc.

Este es sólo uno de los sectores relacionados con las fiestas andaluzas que están generando grandes beneficios económicos gracias a la precariedad laboral. Otras actividades son los abastecedores de casetas de feria o romerías como el Rocío, la actividad laboral en las atracciones de feria, ect. En todos estos casos las inspecciones de trabajo brillan por su ausencia.

Redacción

Perfil colectivo de Portal de Andalucía.

Tienda web de Marinaleda