Medio ambiente

El abastecimiento de agua pasa a ser un problema de primera magnitud en varios pueblos

Para demasiada población andaluza la imagen del verano no ha sido la playa, o el chiringuito, ni siquiera la feria de su pueblo, sino que ha sido el camión cisterna apostado en mitad de la plaza abasteciendo de agua al municipio. La situación de muchos acuíferos andaluces es ya insostenible, lo que convierte la falta de agua potable en un problema de salud pública general.

“Yo no sé si podremos aguantar lo que queda de verano. Si la semana que viene no ha llovido, nos quedamos literalmente sin agua en el pueblo. No sin agua potable, sino agua en general. Los acuíferos están secos, no lo había visto en mi vida”, clama Paco Hidalgo, alcalde de Fuente de Piedra (Málaga). Este municipio de 2.500 habitantes y otros pueblos de la zona, como Casariche, La Roda de Andalucía, Cuevas del Becerro o Campillos (un global de 20.000 habitantes) se encuentran en situación crítica. No llueve, los acuíferos están sobreexplotados y no ven una solución ni a corto ni a medio plazo. “Sería insostenible llegar a 2018 con sequía. No lo quiero ni pensar. El año pasado salvamos el tipo, hubo que traer dos cisternas para que los vecinos hicieran acopio pero al menos teníamos reservas para tareas domésticas. Con la Junta de Andalucía estamos viendo de abrir un trasvase desde el pantano de Iznajar (Córdoba), pero eso puede llevar cinco o seis años”, resume Hidalgo.

En Campillos, municipio vecino, la preocupación se ha convertido en enojo. Llevan desde mayo con problemas muy serios. En plena primavera hubo que inyectar 70.000 litros de agua desde cisternas y se realizaron cortes nocturnos de suministro.

Además de en la Sierra Sur de Sevilla o el norte de Málaga, hay problemas en Granada y Almería. Un problema que no se resuelve con un poco de lluvia en algún momento de las próximas semanas.

 

 

Redacción
Perfil colectivo de Portal de Andalucía.
Campaña de aceite ecológico 2017