Medio ambiente

El Ayuntamiento de Sevilla decide eliminar a tiros las cotorras exóticas

El Ayuntamiento de Sevilla ha decidido el exterminio de las cotorras exóticas, una especie invasora que ha colonizado gran parte de los parques y jardines de la ciudad, recurriendo a un método que ha levantado las críticas de todo el sector ecologista y animalista de la ciudad, además de la oposición de expertos en ecología.

En concreto se trata de la cotorra de Kramer (Psittacula krameri) y la cotorra argentina (Miyopsitta monachus), dos especies incluidas en el catálogo de especies invasoras, recogido en el Real Decreto 630/2013 que según el Ayuntamiento “son potenciales transmisoras de enfermedades infectocontagiosas respiratorias transmisibles al hombre”, si bien no existen datos de que hayan transmitido estas enfermedades a ninguna persona.

En la justificación legal de esta medida el Consistorio sevillano asegura que “la presencia de animales en nuestro entorno próximo es un elemento que viene a afectar las condiciones de salubridad pública en el momento en que son susceptibles de contraer diferentes tipos de patologías, muchas de las cuales transmisibles al ser humano (zoonosis)”, por lo que concluye el Ayuntamiento: “es evidente, por tanto, que el control de los animales supone un importante aspecto de la salubridad pública, y muy en especial por número y dispersión en el caso de las cotorras”. Sin embargo, según datos oficiales del sistema de Alertas de Salud de Andalucía, desde 2003 se han declarado en toda Andalucía 9 brotes de aves psitácidas en general y todos ellos se originaron por contacto íntimo con las aves infectadas cautivas como mascotas o en tiendas y criaderos, considerándose “muy poco probable el contagio por contacto con aves en estado salvaje”.

La polémica decisión del consistorio que encabeza el socialista Juan Espadas es tirotear a estas aves exóticas. Para ello, ha aprobado una licitación en la que argumenta que el único método que consideran efectivo para acabar con estas poblaciones de cotorra es “el uso del disparo con carabina de pequeño calibre (aire comprimido)”.

Esta decisión, que no ha contado con la aprobación del Consejo Municipal de Bienestar Animal, creado recientemente por el Ayuntamiento de Sevilla, ha provocado las críticas del sector ecologista y animalista. En una petición para que no se lleve a cabo la polémica medida, avalada por 20 organizaciones ecologistas y animalistas sevillanas y otras de ámbito estatal, la Asociación Andaluza en Defensa de los Animales señala ilegalidades como que no es una actividad regulada como caza, para lo cual “es obligado un completo plan de caza aprobado por el Consejo de Gobierno de la Junta a propuesta de la Consejería y asociaciones representativas”; y apuntan desde ASANDA que, con la ley en la mano, “sólo se puede cazar en terrenos cinegéticos” y la ciudad no lo es.

Fuente: publico.es

Redacción
Perfil colectivo de Portal de Andalucía.
Campaña de aceite ecológico 2017