Medio ambiente

El Seprona solicita ayuda en la investigación de una muerte a tiros de un lince

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha pedido la colaboración ciudadana para tratar de identificar a la persona que mató a tiros a un ejemplar hembra de lince ibérico en Sierra Morena. El cadáver de este animal de algo más de un año de edad fue encontrado por técnicos del proyecto Life+Iberlince el pasado 13 de septiembre en la localidad de Villanueva de la Reina, en la provincia de Jaén.

El Seprona ha pedido ayuda a través de las redes sociales (@guardiacivil) y ha facilitado un correo electrónico, además, para que quien pueda aportar alguna información lo haga directamente (seprona@guardiacivil.org), según destaca Life+Iberlince en su página web.

La Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, legislación básica del Estado, estipula como infracción muy grave “la destrucción, muerte, deterioro, recolección, comercio o intercambio, captura y oferta con fines de venta o intercambio o naturalización no autorizadas de especies de flora y fauna catalogadas en peligro de extinción, así como la de sus propágulos o restos”.

Esta ley estatal señala que la tipificación y cuantía de estas sanciones administrativas pueden ser agravadas por la legislación que aprueben las comunidades autónomas. Además, el Código Penal establece que la muerte de un ejemplar de cualquier especie protegida conlleva penas de prisión de hasta dos años de cárcel si se demuestra que ha sido intencionado, a lo que habría que sumar las correspondientes multas.

De forma paralela al caso de Villanueva de la Reina, técnicos de la Junta de Andalucía adscritos al proyecto Life+Iberlince recibieron a principios de esta semana el aviso de la presencia del cuerpo de un lince ibérico en la carretera A-301, en el término municipal de Vilches (Jaén). El cadáver fue trasladado al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre de la Junta de Andalucía, donde se le practicó la necropsia.

Los resultados del estudio forense determinan que la causa de la muerte fue un traumatismo por disparo frontal y aplastamiento craneal. En el análisis radiológico se apreciaron al menos 15 proyectiles plomados, la mayoría alojados en la cabeza. La víctima era un cachorro macho de lince ibérico, nacido en el presente año 2017 y procedente de la población silvestre de Sierra Morena, del núcleo de Guarrizas.

Fuente: La Vanguardia.

Redacción

Perfil colectivo de Portal de Andalucía.

Campaña de aceite ecológico 2017