Columnas, Opinión

Mira

Es hora de mirar a Andalucía. De, como decía José Luis Sampedro, “abrir los ojos y tomar conciencia”.

Andalucía no se ve por la tele. A Andalucía la oculta Canal Sur; y todos los medios que ocultan los problemas para que seamos optimistas en el análisis y pesimistas en la voluntad; es decir, conservadores (o reaccionarios). El poder, y todos sus medios financiados, actúan para paralizar la voluntad de cambio, de transformación, de cambiar una realidad que se encuentra a la cola en todos los parámetros socioeconómicos. Y, lo que es casi peor, con una población cada vez más perdida, renunciando a sus identidad, ocultando su acento (oigan a presentadoras y presentadores de Canal Sur), abrazando la nada de “la ciudadanía del mundo”.

La creación de la Junta de Andalucía ha significado la puesta en marcha de una enorme maquinaria de apaciguamiento. Desde el poder andaluz se han impulsado unas potentes herramientas que han servido para, como dice Guillem Martínez sobre la cultura de la transición, “cohesionar la sociedad y seleccionar el catálogo de problemas disponibles. Es, por tanto, una máquina compleja de desactivar problemas.” Desde luego el Partido Socialista Obrero Español en Andalucía ha sido un caso de éxito rotundo en la eliminación de movimientos, en “evitar que la sociedad quede abandonada a sí misma, llegue a conclusiones por sí misma, y la líe.” Ejemplo de cultura de la transición, de paz social, de concertación con agentes de sociales, de españolidad.

Sin lugar a dudas, el PSOE en Andalucía es una referencia para la “España de siempre”. Entre sus mecanismos de control se encuentra el clientelismo, la utilización del desempleo como arma política y, como no, el uso de medios que lanzan unas noticias que marcan lo que supuestamente ocurre. La realidad que se presenta desde el poder no es más que un mecanismo que sirve para omitir unos problemas y potenciar otros. Esos otros están en muchos casos fuera de Andalucía, como el claro ejemplo del tema catalán, así como sus soluciones. Hablando de Cataluña se tapa los problemas de Andalucía.

Es hora de, como nos dice la comparsa gaditana Los Equilibristas, ese admirado autor oculto que se llama Miguel Ángel García Argüez, mirar a Andalucía. Mirar al yonqui de Triana, a la puta en Mezquita buscando turistas, al viejo temporero en la vendimia, a los africanos de Jaén, a los rumanos que duermen sin sombre en el olivar de algún marqués.

Un letra de carnaval que es un monumento cultural de primera índole no pasa de ser un mero pasatiempo en una sociedad sin pulso político como es hoy Andalucía. Necesitamos a gente como Argüez, a gente que nos muestra la realidad. Por eso ha nacido Portal de Andalucía; porque es necesario ser pesimistas en análisis y optimistas en la voluntad; porque Andalucía requiere ser mirada.

 

Letra completa del pasodoble de “Los equilibristas” titulado “Mira”
“Mira/ A ese yonqui de Triana/Triana/Triana/Mira/A esa puta en la Mezquita/Buscando/Turistas/Mira/A ese viejo temporero/Sudando hierro/En la vendimia/Africanos de Jaén/O rumanos sin somier/En el olivar de algún marques/Respirando enfermedad/Huelva en su polo industrial/Y los pescadores sin la mar/Los esclavos negros en el Ejido/Los caballos muertos en el Rocío/Para tu ofrenda/Para tu ofrenda/Blanca paloma/Cádiz el fracaso de las escuelas/Granada de Alhambra y de candelas/De palacios moros y de chabolas/Que ser andaluz/Es más que la gracia, los chistes, el vino/La playa y la luz/La feria, los santos, los toros/Los campos, la virgen, la cruz/Y todos los tópicos rancios/Que dicen del sur/Que ser andaluz/No es esa asquerosa mentira barata que te tragas tú/Yo amo las luces y las sombras de la tierra mía/No mires pa otro lugar/Que lo que he dicho en verdad/También es Andalucía.

Óscar García Jurado
Economista y miembro de Autonomía Sur Cooperativa Andaluza.
Campaña de aceite ecológico 2017