Opinión, Tribuna abierta

Turismo, desahucios y decadente desarrollo económico

Todo fenómeno social ocurre porque existen otros que ejercen presión a que los hechos ocurran de una forma y no de otra. El desarrollo económico capitalista presume a nivel macro de una economía en crecimiento, la cual, nos aleja según narran sus creadores en tendencia constante alcista de lo que en años se ha conocido como crisis.

Parece ser que ya no estamos en crisis, y que esta nueva economía nacida de las ruinas de una herencia económica partidista estatal y una posterior economía partidista estatal basada en la austeridad empieza a florecer después de unos años con brotes verdes.

Se antoja que todo lo vendido es creíble. Que si la construcción parece que empieza a levantar de nuevo grúas de obras, aunque no comparable con los años de oro y luz de antaño, el sector inmobiliario ya está de nuevo consolidado, que las inversiones externas al estado confían más y mejor en esta nueva economía y que el turismo de masa se hace la “reina del mambo” en todo este circo económico.

Pero lo cierto es que el imaginario colectivo se estructura a través de realidades sociales construidas desde la experiencia de las personas (lo real) como en el plano de lo simbólico mediante construcciones mentales (lo imaginario). Y es este segundo elemento, lo imaginario, lo que gana terreno en la reproducción social de la actual sociedad.

Se empeñan, tanto desde la esfera de la económica dominante como desde las distintas dimensiones institucionales públicas como privadas, en medir los niveles de vida de las personas desde el crecimiento y desarrollo de la economía de mercado, gustándose y lucrándose del factor desigual de su esencia.

Por ello, habría que desmitificar el paradigma del desarrollo económico como motor de bienestar social, asaltando sus muros levantados a base de riqueza para intentar bajarlo de su abstracción y entender sus consecuencias reales aunque latentes en la materialización de su característica esencial: la desigualdad social.

Basta dos realidades de esta nueva economía para entender la desigualdad: el turismo y los desahucios. No es casualidad que donde más lanzamientos practicados haya es donde más turismo se recibe. Siete de los diez principales puntos turísticos del estado español están entre los diez partidos judiciales que más lanzamientos reciben. Destacan entre todas Madrid, Barcelona, Valencia, Palma y Sevilla.

Es evidente, que el turismo no es el único factor (variable) que influye en los desahucios, de hecho, no es muy osado confirmar que una no influye en la otra o viceversa, sino más bien ambas juntas con otras forman parte y por ello son inherentes al sistema económico dominante.

desahucios y turismo

NOTA: Cálvia entra en el partido judicial de Palma, Adeje en el de Santa Cruz de Tenerife y San Bartolomé de Tirajana en el de Las Palmas de Gran Canaria.

Autor: Raúl Navarro Serrato ( Irísaz SC)

Redacción

Perfil colectivo de Portal de Andalucía.

Tienda web de Marinaleda