Sociedad

Apdh-A exige al Congreso una investigación por muertes de mujeres porteadoras en Ceuta

“Con Zhora y Bushra, en 2009, ya son cuatro las mujeres porteadoras muertas por avalanchas en la frontera. El caos reina en el recién inaugurado paso fronterizo, que hace solo cuatro días se cobró la vida de otra mujer atropellada en una rotonda. Fruto de la nefasta gestión de la frontera, las avalanchas se suceden a diario desde la apertura de Tarajal II, el pasado 27 de febrero, y la asociación viene advirtiendo desde entonces de la importancia de abordar la situación antes de que se produjera una desgracia”, ha expresado la Apdh-A en un comunicado.

En este sentido, ha indicado que hace años que estas personas que se dedican al porteo (una actividad que consiste en trasladar fardos, como equipaje de mano, desde el polígono del Tarajal de Ceuta hasta las localidades alauitas próximas a la frontera, a cambio de una comisión– se ven “sometidas a la vulneración de sus derechos humanos más básicos”.

“Se ven sometidas a diario a vejaciones, abusos, trato degradante e, incluso, acoso sexual a las mujeres más jóvenes, por parte de los cuerpos de seguridad a ambos lados de la frontera”, ha denunciado, apuntando al informe ‘Respeto y Dignidad para las Mujeres Marroquíes que portan Mercancías en la Frontera de Marruecos y Ceuta’ elaborado dentro de la campaña ‘Porteadoras: La Injusticia A La Espalda’.

El informe, según la Asociación, desgrana cómo las condiciones en las que realizan su trabajo son “absolutamente denigrantes”. Las mujeres porteadoras llevan entre 60 y 90 kilos de peso a sus espaldas durante horas a lo largo del recorrido, son “insultadas, acosadas y menospreciadas, obligadas a mantener filas y golpeadas si no lo hacen, todo por menos de diez euros de media al día, aseguran”.

El informe de la organización también explica que estas mujeres en verano esperan con frecuencia muchas horas al sol en la playa del Tarajal, sin acceso a agua potable ni a baños públicos y sin sombra que las cobije del intenso calor.

“Es lamentable que esta situación se perpetúe año tras año bajo la mirada impasible de los gobiernos de Ceuta, Marruecos, España y la Unión Europea”, critica Cristina Fuentes, del equipo investigador de la Apdh-A.

Para acabar con esta situación, la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía ha publicado un decálogo de mejoras en las que se propone la limitación del peso máximo del bulto a 20 kilos, la consideración de estas personas como trabajadoras y una mejora general de las infraestructuras, áreas de descanso y servicios para las porteadoras como baños públicos, fuentes de agua potable y sombras.

Fuente: eldiario.es – Andalucía.

Redacción
Perfil colectivo de Portal de Andalucía.
Campaña de aceite ecológico 2017