Sociedad

La cárcel de migrantes de Archidona

Una semana después de que más de 500 personas migrantes fueran encerradas en una prisión aún sin habilitar, algunos familiares protestan en los alrededores del que ya es un “centro temporal de inmigrantes” para el Gobierno. Abogados llevarán el caso ante la Fiscalía y el Tribunal Constitucional por incumplir la Ley de Extranjería.

La abogada y presidenta de esta asociación, Arantxa Triguero, se entrevistó el lunes con doce inmigrantes que se encuentran en la futura cárcel -cuya inauguración está prevista a principios del próximo año-, habilitada provisionalmente para la acogida de estas personas. La falta de mudas para cambiarse de ropa y el frío que hace en las instalaciones son algunas de las quejas que han trasladado las personas migrantes a la organización Málaga Acoge.

En la conversación con estas personas, que se produjo a través de mamparas de cristal, éstas explicaron que pasan “mucho frío” y que no tienen mudas de ropa interior, ya que no han recibido la visita de sus familiares o no se les ha permitido coger su ropa en caso de disponer de ella, según ha explicado Triguero. Uno de ellos iba “con chanclas de la playa”, ha apuntado la presidenta de Málaga Acoge, que considera que esta situación “atenta contra la dignidad” de estas personas.

También señalaron que pasan todo el día en el patio, a excepción del tiempo para almorzar, y que en este periodo no se les permite ir a su celda a descansar, donde vuelven por la noche. En cuanto a la falta de agua potable en el centro penitenciario, ha indicado que los inmigrantes han comentado que se les permite beber sólo en horario de comidas y que, aunque les han devuelto sus teléfonos móviles, no les han dado los cargadores, por lo que no pueden hablar con sus familias.

Triguero criticó, asimismo, las dificultades de acceso al centro penitenciario, donde después de esperar más de una hora para poder entrevistarse con los internos les dijeron que sólo podían ver a uno de ellos porque a las 19:00 empezaba la cena. Finalmente, tras anunciar que iban a acudir al juzgado de guardia para presentar una denuncia y llamar al Defensor del Pueblo, pudieron entrar y entrevistarse con los doce inmigrantes previamente identificados.

La abogada informó ayer de esta situación al subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones, y le anunció que presentará un escrito para ponerla en conocimiento del Defensor del Pueblo Andaluz. “Lo más patente es que pasan frío y la falta de ropa interior”, manifestó la presidenta de esta organización social, quien sostiene que en los últimos días han entrado más inmigrantes en el centro penitenciario, hasta rondar las 600 personas.

La situación contraviene la propia Ley de Extranjería española, puesto que ésta impide explícitamente que las personas migrantes sean encerradas en centros de carácter penitenciario sólo por estar en situación irregular. Así se lo han recordado al Gobierno decenas de ONGs, sindicatos abogados y hasta el Vaticano, que ha respaldado una queja de Cáritas ante el Defensor del Pueblo por considerar que se está incumpliendo la Ley de Extranjería.

Esta medida “temporal y excepcional”, según reitera Interior, ha costado por el momento algo más de 1,4 millones de euros entre traslados, alimentación, contrataciones y otros gastos, según han detallado fuentes del Ministerio a Público. Mientras se vulneran los derechos de cientos de personas, decenas de familiares de algunos de los migrantes encerrados han acampado en los alrededores de la cárcel para protestar contra esta medida. Algunos han podido verles en los últimos días. Otros, no. Varios de los abogados que prestan atenciones a los migrantes afirman que están nerviosos y en una situación de incertidumbre, ya que no saben si están detenidos, si van a ser devueltos a sus países o si van a quedarse en la cárcel sin haber cometido ningún delito.

Fuente: Público y Diarios Grupo Joly.

Redacción

Perfil colectivo de Portal de Andalucía.

Campaña de aceite ecológico 2017