Sociedad

La vía del tren Málaga-Sevilla donde se produjo el descarrilamiento se cortó esa misma mañana

El accidente ocurrido en el término municipal de Arahal (Sevilla) se registró en el punto 19,500, en la misma línea que se había visto afectada a primera hora de la mañana por los efectos de las fuertes lluvias, y que obligó a trasbordar dos trenes por carretera. El Ministerio de Fomento, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) y Renfe investigan ahora si fue correcta la autorización para la circulación en un eje donde ya se habían producido incidencias el mismo día. Los pluviómetros recogieron más de 110 litros por metro cuadrado, lo que provocó el desbordamiento del río Guadaíra y de otros muchos arroyos de la zona; así como el corte de carreteras, entre ellas, la A-92.

El suceso se produjo a unos seis kilómetros del que ya había sido cortado entre las 7.45 y las 9.25 por la formación de balsas de agua (entre los puntos kilométricos 25,000 y 25,200) y fue reabierto a partir de ese momento. Apenas media hora después se produjo el descarrilamiento. Este hecho generó un cruce de críticas entre la presidenta de la Junta, Susana Díaz y el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. La primera exigió a Adif explicaciones sobre la reapertura de la vía «en esas condiciones». De la Serna, por su parte, explicó que la causa había sido el desbordamiento del río Guadaíra, que se produjo una vez recuperado el servicio antes del suceso. El ministro indicó que, a falta del informe de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios, «no es imprudente» decir que todo apunta a que ese desbordamiento ha provocado el deslizamiento del tren de la vía. De la Serna afirmó que antes del paso del tren «no existía un problema en este lugar» por las inundaciones y el convoy anterior, en sentido Sevilla-Málaga, pudo cruzar por el mismo sitio sin problemas.

A las dudas sobre la actuación de Renfe y Adif también contribuye el testimonio de una viajera afectada, Rosario Cañete, quien dijo a la agencia Efe que media hora antes del accidente un revisor avisó en los vagones de que iban a hacer un transbordo en autobús por el mal estado de la vía, aunque luego continuaron con normalidad. 15 minutos después les dijeron que seguiría el viaje hasta Sevilla, y poco después se produjo el accidente.

En cambio, fuentes de Renfe y de Adif enmarcaron este mensaje en la cercanía en el tiempo entre el momento en que se produjo el mensaje del trabajador y el primer corte, que supuso la activación de un plan de trasbordos. Al respecto, recuerdan que Adif «dio vía» a las 9.25 horas, por lo que el mensaje se estaba refiriendo a aquella interrupción anterior, y no a que el trazado estuviera en mal estado en general.

Fuente: Diario Sur.

Redacción

Perfil colectivo de Portal de Andalucía.

Campaña de aceite ecológico 2017