Economía

Antonio Pulido, un financiero paladín de las entidades andaluzas sin ánimo de lucro

Las asociaciones andaluzas están recibiendo una carta de la AFA. La AFA, Asociaciones y Fundaciones Andaluzas (AFA), se presenta “como un espacio de encuentro de referencia para el llamado Tercer Sector y también como un instrumento efectivo para el cumplimiento del compromiso con el que la Asociación nació en 2003: facilitar el trabajo de las fundaciones de nuestra comunidad, contribuir a su profesionalización y hacer realidad un sector fuerte que apueste por la transparencia en su gestión.”

En la carta, en la que se expresa que “sería una satisfacción poder contra con su asociación entre nuestro miembros para seguir creciendo y formar un sector unido y fuerte”, ofrece sus servicios de asesoramiento jurídico, contable, fiscal y laboral, formación y gestoría especializada en entidades sin ánimo de lucro. La transparencia de la que hace gala la entidad no alcanza conocer, en la carta de presentación, los precios por estos servicios.

El cargo de presidente de esta entidad que desea convertirse en referencia para las entidades sin ánimo de lucro lo ostenta Antonio Pulido Gutiérrez, Presidente de la Fundación Cajasol y que a lo largo de su carrera profesional ha sido presidente de Corporación Empresarial y de Cajasol Inversiones Inmobiliarias, presidente de Central Mayorista de Cajas de Ahorros (CMC), Presidente del Banco Europeo de Finanzas (BEF), miembro de los Consejos de Administración de ISOLUX, Unipapel, García Carrión, entre otros. Elegido Presidente de El Monte (Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Huelva y Sevilla) en julio de 2006, posteriormente, tras la fusión de El Monte y Caja San Fernando, es elegido Presidente de Cajasol en mayo de 2007, en Abril de 2009 es reelegido Presidente de Cajasol y Presidente de la Fundación Cajasol.

La gestión al frente de Cajasol  y, luego, de la fallida Banca Cívica que acabó siendo rescatada por Caixabank debido a un agujero de al menos mil millones, le creo problemas judiciales. A ello se añadió su imputación, en 2013, por un caso de estafa a la promotora Grupo Ferro por parte de Cajasol cuando él era su presidente -y presidente de su filial inmobiliaria-. En tercer lugar, y fruto de las investigaciones periodísticas se fueron conociendo otros manejos presuntamente delictivos entre Pulido, Cajasol y el grupo inmobiliario Ferrocarril cuyos nexo de unión era la venta de la casa personal de Pulido en Sevilla y, en paralelo, la compra de acciones de Ferrocarril por Cajasol.

Por tanto, si eres una asociación andaluza, puedes que ya hayas recibido o recibirás una carta de una entidad sin ánimo de lucro, firmada por un presidente experto en el ánimo de lucro y que te ofrecerá unos servicios para ser más transparente y estar más unido y fuerte. En el fondo no se trata que más de la utilización que del “sector no lucrativo” realiza el sector más lucrativo, representado en este caso en uno de los ejecutivos con más relevancia del capitalismo financiero andaluz de las últimas décadas.

 

Redacción

Perfil colectivo de Portal de Andalucía.

Tienda web de Marinaleda